Volver a Tercero de infantil

El niño y la niña de cinco años

DESARROLLO  PSICOMOTOR

  • En esta edad el dominio del cuerpo es casi total: salta, sube rampas, trepa, corre por las escaleras y se cansa muy poco porque sus movimientos son más ajustados.
  • Utiliza preferentemente la misma mano para realizar actividades: recortar, dibujar, dar cartas, pintar,…
  • Las actividades que exigen habilidad manual son cada vez más precisas (dibujara, puntear, recortar…) Estos avances son imprescindibles para el inicio del aprendizaje de la escritura.

 

DESARROLLO COGNITIVO

  • El niñ@ de 5-6 años va abandonando el tipo de pensamiento que utilizaba antes y descubriendo las causas de lo que sucede a su alrededor. A esto le ayuda el hecho de estar en contacto con niños de su edad y con los adultos. Se apoya mucho en el lenguaje y gracias a él busca explicaciones a las cosas.
  • Aun así, le cuesta comprender las cosas que pasan y cómo se suceden en el tiempo.

 

DESARROLLO DEL LENGUAJE

  • Pronuncia correctamente todos los sonidos de la lengua y sus errores habrán ido desapareciendo. No obstante no debemos alarmarnos en el caso de que algunos niños tengan dificultades en la pronunciación de la “r” “s” la “z” o la “ch”. El ritmo de todos los niñ@s no es el mismo y habrá algunos a los que cueste más pronunciar estos sonidos y necesitarán más tiempo para adquirirlos.
  • En la utilización de artículos, pronombres, preposiciones y adverbios, así como en los verbos y su conjugación, el dominio debería ser total y no existir ningún tipo de problemas.
  • En el tipo de frases que utiliza aparecen ya construcciones que expresan tiempo: “juego un poco con mis coches antes de ir a comer” “voy a jugar después de los dibujos”
  • El aumento de vocabulario se sigue produciendo, pero no de forma tan vertiginosa como en los años anteriores. No obstante y a título orientativo, el número de palabras que el niño utiliza en esta edad se sitúa alrededor de las dos mil quinientas, que corresponden a las preocupaciones e intereses del niñ@.

 

DESARROLLO AFECTIVO-SOCIAL

  • La relación familiar sigue siendo muy positiva, centrada especialmente en la madre, aunque el padre adquiere cada vez mayor importancia para el niño.
  • Se muestra servicial, tiende a agradar porque es muy dependiente. Además, es capaz de mantener un diálogo con cualquier persona adulta.
  • Con sus hermanos pequeños adopta una actitud proteccionista, con los otros niños juega y empieza a aceptar las normas y reglas de los juegos.
  • Siente fascinación por la televisión, especialmente por los programas infantiles.